Mantenimiento de caldera mural de gas

Consejos para un correcto uso y mantenimiento
de la caldera de la calefacción de los hogares

Todos los años tenemos noticias sobre personas que sufren accidentes con el gas, en ocasiones muy graves, incluso pudiendo provocar su fallecimiento. En muchos casos estos se podrían haber evitado con un buen mantenimiento de la caldera de gas y con unos cuantos conocimientos. La instalación debe realizarse por parte de un técnico autorizado, proporcionado por el fabricante o el vendedor de la caldera o la empresa que le suministre el gas. Esta persona tiene obligación de entregarnos un certificado de instalación en un impreso oficial expedido por la Delegación de Industria de su comunidad autónoma

Lo más importante es conocer lo que podemos hacer para evitar una desgracia. El principal peligro reside en el CO2, un gas tóxico que se produce en las calderas. Si se da una gran concentración de este en el ambiente podemos sufrir una intoxicación que puede llegar a producir hasta la muerte. En caso de llegar a detectar el olor a gas, lo primero que hay que hacer es cerrar la llave de paso.
Es recomendable realizar comprobaciones periódicas de la cantidad de monóxido de carbono en el ambiente de la estancia. Hay que prestar especial atención si la caldera es antigua. No debemos cubrir nunca las rejillas de ventilación ya que por ellas se permite la entrada de aire y renovación de oxígeno necesaria para que se produzca una combustión higiénica y correcta, evitando así la producción de monóido de carbono y su concentración en el ambiente.


Este problema no lo tendremos si instalamos una caldera mural estanca, ya que la cámara de combustión de este tipo de calderas o calentadores, no está en contacto con el ambiente del local en la que está instalada.
Es importante que nos fijemos en el color de la llama. La mayor parte de esta debe ser de color azul ya que esto indica que la combustión es correcta. El sitio donde se ubique la caldera también debe estar limpio.
Aunque las calderas de nueva generación cuentan con medidas de seguridad, es recomendable no olvidar estos consejos.

Cuidado con los fraudes

Es obligatorio revisar las calderas de gas natural cada 2 años. Se trata de una revisión que debe ser realizada por un técnico instalador autorizado por Industria y será costeada por el propio cliente. En algunos casos, las compañías ofrecen un seguro especial mediante el cual revisan la caldera, pero esto es opcional.

Por otra parte, la empresa suministradora de combustible tiene la obligación de realizarle una inspección cada cinco años. En caso de que encuentren alguna deficiencia estos informarán al dueño del aparato de lo que debe corregir y el plazo en el que debe hacerlo. En los casos de defectos críticos detectados en la revisión, el técnico autorizado estará obligado a precintar el aparato o instalación deficiente, informándo inmediatamente a la compañía suministradora y en su caso a la Delegación de industria.


En los últimos años se están dando casos de técnicos «falsos». Estos se presentan en las puertas de los domicilios sin que los dueños de la caldera les hayan avisado, en cuyo caso se trata claramente de un timo. En todo caso, solicite al técnico que acude a su domicilio, la documentacion que le acredite para realizar esa revisión. También puede comprobar cuándo le toca hacer su revisión, comprobando el último informe de revisión realizada. (Normalmente cuando se realiza la revisión, el técnico suele poner una pegatina/registro, en la que se recomienda que refleje la fecha de la revisión realizada, el nombre y número de instalador autorizado que ha realizado la revisión/inspección y el nombre de la empresa instaladora/mantenedora.

REVISE SU CALDERA Y CALENTADOR ANUALMENTE.
SU VIDA Y LA DE LOS SUYOS DEPENDE EN PARTE DE SU BUEN FUNCIONAMIENTO.